Blog Post

News from us

Anuncian gran tormenta solar

mundo, Titulares

MOSCÚ.- Una gran tormenta solar azotará la Tierra del 15 al 18 de marzo.

Aunque suena catastrófico, las tormentas solares son comunes y rara vez causan daños en la Tierra.

De hecho, los expertos que anunciaron la tormenta magnética, aclararon que es la tercera en lo que va del 2018.

Laboratorio de Astronomía Solar de Rayos X del Instituto Físico de la Academia de Ciencias de Rusia, dijo que se espera que el 18 de marzo arribe una fuerte tormenta magnética, la que comenzará a percibirse 3 días antes, entre el 15 al 17.

Las tormentas magnéticas son causadas por las erupciones solares, explosiones en el Sol parecidas a las de un volcán y que alcanzan miles de kilómetros de altura. Una vez que se disparan hacia el espacio, generan una onda

Grandes auroras boreales serán el resultado de la tormenta solar.

conocida como “viento solar” que genera la tormenta.

El viento solar se mueve hasta impactar a la Tierra, la que se encuentra protegida por la magnetósfera.

Las consecuencias son que algunas personas pueden sentir ansiedad, irritabilidad, agotamiento, nerviosismo y dolores de cabeza, pero solo si se es sensible a estas ondas.

En el caso de los aparatos electrónicos, las transmisiones inalámbricas como internet, señal de teléfono y satelitales podrían verse interrumpidas incluso por varias horas, aunque dependerá de la magnitud de la tormenta.

La peor tormenta solar que ha azotado la tierra ocurrió en 1859.

Fue conocida también como evento Carrington –por el astrónomo inglés Richard Carrington, primero en observarla– t es considerada la tormenta solar más potente registrada en la historia.

En 1859 se produjo una gran eyección de masa coronal o llamarada solar y a partir del 28 de agosto, se observaron auroras que llegaban hasta el norte de Colombia.

La tormenta es generada por una enorme explosión en el sol.

El pico de intensidad fue el 1 y 2 de septiembre, y provocó el fallo de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte.

A partir del 28 de agosto de 1859, por toda Norteamérica se vieron auroras boreales, desde Maine hasta Florida e incluso en Cuba los capitanes de barco registraron en los cuadernos de bitácora la aparición de luces cobrizas.

En aquella época los cables del telégrafo, invento que había empezado a funcionar en 1843 en los Estados Unidos, sufrieron cortes y cortocircuitos que provocaron numerosos incendios, tanto en Europa como en Norteamérica.

Se observaron auroras en zonas de latitud media, como Roma o Madrid incluso en zonas de baja latitud como La Habana, las islas Hawái y la ciudad de Montería, en Colombia entre otras.

La tormenta de este 18 de marzo es demasiado débil, comparada con la de 1859.

Comentarios