Blog Post

News from us

Ataques de ISIS en París podrían cambiar el rumbo de la elección en EE.UU.

EE.UU., Titulares

CNN Español.- Una noche de terror en París plantea implicaciones inmediatas para la propia seguridad nacional de Estados Unidos y podría reestructurar una contienda presidencial en la que los principiantes políticos han convertido la experiencia y el conocimiento de los rivales experimentados y convencionales en una responsabilidad.

Los ataques de una banda errante de asesinos por los que ISIS ha asumido la responsabilidad representan una nueva escalada mortal en la guerra del terrorismo y suben el nivel para todos los principales candidatos presidenciales…. ninguno de los cuales ha ofrecido aún una respuesta unida y exhaustiva a la rápida y letal expansión de las ambiciones internacionales de terrorismo del grupo.

A menos de 80 días de que sean emitidos los votos de la primera nominación, los ataques podrían proporcionar un desafío especialmente fuerte para los candidatos del Partido Republicano como el magnate de bienes raíces, Donald Trump, el antiguo neurocirujano, Ben Carson, y para el senador demócrata por Vermont, Bernie Sanders. Estos aspirantes han luchado sobre todo cuando han sido confrontados con preguntas de seguridad nacional o han argumentado que su falta de experiencia es, en realidad, un activo que atrae a los votantes que ya están hartos con los políticos de carrera.

Pero la última manifestación de la extensión del alcance de ISIS, que viene tras el derribo de un avión de pasajeros ruso y un bombardeo en Líbano donde hubo muchas víctimas, por los que también se sospecha del grupo, podrían cambiar la relativa importancia de la experiencia, visión estratégica y temperamento de un presidente en la mente de los votantes

En la contienda republicana, particularmente, es posible que los ataques puedan inclinar la balanza hacia el respaldo de candidatos que se inclinan más al “establishment” y que promocionan su capacidad administrativa –como el antiguo gobernador de la Florida, Jeb Bush– o quienes han colocado su experiencia en política exterior al centro de sus campañas, como el senador Marco Rubio.

Aunque ninguno de los candidatos quiere ser visto como alguien que politiza una situación tan terrible, sus primeros comentarios insinuaron un debate acalorado sobre la amenaza de ISIS que ahora es probable que se haya convertido en el tema más importante en la contienda por la Casa Blanca.

Respuestas de los candidatos

“Esta es la guerra de nuestro tiempo, y tenemos que ser serios al desarrollar y crear una estrategia para enfrentarla y eliminarla”, le dijo Bush al presentador de radio, Hugh Hewitt.

“No podemos dejar que tengan éxito aquellos que buscan perturbar nuestra forma de vida”, dijo Rubio en una declaración.

El senador de Texas, Ted Cruz, agregó: “Entre el derribo del avión ruso sobre Egipto y este ataque masivo coordinado en París, somos testigos de una inconfundible escalada de las ambiciones de ISIS”.

Trump envió sus oraciones en Twitter.

Mientras tanto, la demócrata favorita, Hillary Clinton, dijo que los estadounidenses deben ayudar a “librar y ganar la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento”.

Pero ninguna de esas declaraciones sugería que los principales candidatos de 2016 ya tuvieran una estrategia integral para resolver la crisis o que estuvieran listos para movilizar la opinión pública estadounidense hacia una campaña más intensa contra el grupo terrorista. De hecho, parecían condensar la impotencia de los políticos que hasta ahora solo tienen palabras para combatir una floreciente amenaza del terrorismo.

Pero es probable que el debate rápidamente se intensifique y se convierta en una gran crítica de la política estadounidense existente sobre ISIS, lo que ofrecería un espacio para un candidato que pueda formular una nueva estrategia que sea la más convincente… y que ofrezca un contraste confiable frente a una administración que ahora parece carecer de éxito en la lucha contra el terrorismo.

“Pienso que al menos desde mi punto de vista, el vacío del liderazgo estadounidense en este espacio, en mi opinión, ha sido uno de los desafíos y ha presentado algunas de las oportunidades para que ISIS se mueva mucho más agresivamente”, dijo el sábado Tom Ridge, un republicano que se desempeñó como el primer secretario de Seguridad Nacional en Estados Unidos, en el programa “Smerconish” de CNN.

“De hecho, creo que a los candidatos republicanos, en el amplio sentido, se les exigirá responder a esto de forma pública y aquellos de nosotros que estamos involucrados en la contienda y aquellos de ustedes que la analizan y la comentan verán cuál será la respuesta que tenga el mayor sentido”.

Los aspirantes, incluyendo aquellos en el debate demócrata de este sábado por la noche en Iowa, deben ahora confrontar una cuestión que muy probablemente esté en la mente de muchos votantes estadounidenses. Si un pequeño grupo de terroristas, que al parecer en la guerra siria han sido entrenados en la matanza, puede convertir las calles de Francia en una extensión de un campo de muerte del Oriente Medio, ¿por qué esto no podría suceder pronto en Nueva York, en Chicago o en Dallas?

“Tenemos 250 combatientes de Estados Unidos que han ido a luchar en Siria como yihadistas”, dijo Ed Royce, el presidente republicano del comité para Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, en CNN el viernes por la noche.

“Tenemos un desafío similar aquí en Estados Unidos en términos de aquellos que intentarían regresar y tomar en serio las demandas que hace el liderazgo de ISIS… y esta demanda es atacar a los poblaciones de civiles apóstatas, atacar a los blancos fáciles y atacar a las mujeres, los niños y los civiles”, dijo.

CBS, que organizó el debate del sábado, informó a los candidatos demócratas que el formato sería cambiado para incorporar al inicio preguntas sobre los ataques en París, un cambio que fue recibido con algo de resistencia de parte de la campaña de Sanders.

De acuerdo con una fuente en una llamada entre los organizadores del debate y las campañas, un asesor de Sanders “perdió los estribos por completo” cuando se le informó del cambio y argumentó que eso no debería permitirse. Después de que se informó sobre la desavenencia, el jefe de campaña de Sanders, Jeff Weaver, negó que la disputa representara la resistencia a discutir los ataques en sí, y explicó que el conflicto giró en torno a una presión en cuanto al recorte de las declaraciones de apertura para acomodar el tiempo a fin de hablar sobre los ataques.

“Ellos querían hacer algunos cambios de última hora para el debate y, obviamente, nosotros queríamos mantener el formato que habíamos acordado, y creo que las personas en nuestro equipo defendieron ese punto de manera enérgica y tuvieron éxito”, dijo Weaver.

Comentarios