Blog Post

News from us

Castillo arremete contra federaciones; solicita nueva ley del deporte.

Deportes, Titulares

proceso.com.mx.- MÉXICO, DF (apro).- El director de la Conade, Alfredo Castillo, compareció ante senadores y diputados integrantes de las Comisiones del Deporte a quienes presentó una iniciativa para cambiar la Ley General de Cultura Física y Deporte que apenas tiene dos años de haber entrado en vigor y que fue diseñada por su antecesor Jesús Mena.

Castillo explicó a los legisladores que la Conade “es un cero a la izquierda” y que está al servicio y chantajes de las federaciones deportivas nacionales e internacionales las cuales tienen poderes “supranacionales”, por lo que solicitó una nueva ley.

“Tenemos una iniciativa de ley para transformar el deporte que pongo a disposición de legisladores”, les dijo en la comparecencia que tuvo lugar este jueves en las instalaciones del Senado de la República.

Durante la comparecencia que se prolongó durante más de tres horas, Castillo se dedicó a quejarse de que el estancamiento del deporte mexicano es responsabilidad de las federaciones nacionales y no de la Conade, la cual de 2008 a la fecha ha ejercido 36 mil millones de pesos que no se ven reflejados en los resultados deportivos donde solo ha habido retrocesos.

“Lo que estamos preparando con el área jurídica de la Secretaría de Educación Pública es una propuesta de iniciativa de reformas para que alguien la pueda presentar. Lo que queremos es decirles es que hay ciertos lineamientos que si nosotros no cambiamos, vamos a seguir prácticamente en la misma línea. Hay 23 federaciones con irregularidades y ya se unieron para pedirle al Comité Olímpico Internacional que desconozca a México en los próximos Juegos Olímpicos porque el Estado mexicano se está metiendo.

“Es una especie de chantaje, si yo me meto y descubro lo que está pasando inmediatamente aluden a la Carta Olímpica, nos presionan con contratos leoninos. ¿Qué es un contrato leonino? Es un contrato como el que se firmó con la Federación Internacional de Natación (FINA), en donde México les dio casi 10 millones de dólares y hoy nos están demandando en Suiza por casi 5 millones de dólares por pena convencional. La FINA está obligando a México a pagar casi 220 millones de pesos por nada”.

Castillo añadió: “Hoy podría decirles que si no podemos con este enorme monstruo que son las federaciones nacionales e internacionales, entonces hay que dedicarnos al deporte nacional que es lo que le ve la Conade. El Comité Olímpico Mexicano ve el deporte olímpico, las medallas, por qué se ganan o por qué se pierden. Nosotros tenemos que masificar el deporte, pero para poder llevarlo de la manera correcta necesitamos más Centros de Alto Rendimiento y más entrenadores”.

El director de la Conade preguntó a los legisladores si están dispuestos a hacer los cambios que le den más poder a este órgano descentralizado de la SEP para que el deporte de alto rendimiento “no pase por las manos” de las federaciones tal cual lo ha marcado la ley históricamente, en virtud de que el Comité Olímpico Internacional (COI) es un organismo privado que a su vez coordina a las federaciones internacionales (también entes privados) y éstas a su vez a las federaciones nacionales de cada deporte que, en el caso de México, son asociaciones civiles a las cuales, a pesar de la retahíla de delitos que Castillo dice que ha documentado que sus presidentes cometen, no ha logrado que se ejerza acción penal contra alguno.

“Si así lo determina el legislativo no tenemos nada que hacer o le hacemos como los dos países que más han avanzado en los últimos veinte años, que son Colombia y Brasil, en donde hay un régimen totalmente diferente con autonomía, con incentivos fiscales, con control sobre las federaciones en donde les ponen objetivos, en donde les dicen si tu quedas en el lugar 83 de 85 no te puedo seguir dando dinero. Aquí si ganaron (los atletas) una medalla olímpica hace cuatro años hay que seguir pagando aunque sus resultados dejen mucho que desear.

“Estamos en la coyuntura donde se está definiendo el futuro del deporte en México y ese es si optamos por masificarlo y llevamos los recursos para allá o seguimos haciendo el caldo de cultivo (sic) al COI y a las Federaciones Internacionales para seguirles regalando el dinero, para que nos sigan cobrando eventos como el Preolímpico de Basquetbol, que nos pidieron solo 74 millones de pesos y de todos modos nos hicieron pagar absolutamente todo y hoy nos amenazan con no permitirnos que vayamos al repechaje porque no pagamos la mascota. Ese tipo de situaciones tienen la facultad las federaciones internacionales porque nadie se puede meter con ellas, ni el Estado y si lo quieres hacer entonces violas la Carta Olímpica y te pueden sancionar y excluir de los Juegos Olímpicos”.

Con excepción de la diputada panista Nadia Vega, quien pidió que las voces de los atletas también sean escuchadas, el resto de los legisladores no cuestionó a Castillo quien se dedicó a hablar solo del alto rendimiento y a culpar a las federaciones cuando la propia Ley marca que la Conade sí tiene facultades tanto para intervenir en los programas de entrenamiento como en vigilar el uso adecuado de los recursos federales, lo cual, no ha hecho y hasta hoy no hay ningún servidor público sancionado por esa omisión.

Castillo no dijo una sola palabra de la deficiente gestión, por ejemplo, de los funcionarios de Conade, quienes operan el Laboratorio Nacional de Prevención y Control de Dopaje, el cual tenía hasta este miércoles para adecuar el marco legal mexicano para cumplir con el Código Mundial Antidopaje y los Estándares Internacionales 2015.

La Agencia Mundial Antidopaje (WADA) amenazó a Conade con quitarle la acreditación como laboratorio oficial por las series irregularidades con las cual está operando, entre ellas el conflicto de interés con los servidores públicos que procesan las muestras de orina y sangre.

Tampoco dijo que nombró como subdirector de Cultura Física de Conade a Manuel Portilla, un exlegislador del PVEM que no tiene formación en materia de deporte y que de 2009 a 2012 ocupó ese mismo cargo y no entregó resultados para medir el número de personas que fueron activadas físicamente para contrarrestar el problema de sobrepeso y obesidad que aqueja a la población mexicana.

Comentarios