Blog Post

News from us

China a Estados Unidos: regresen a nuestros fugitivos

Internacional

China tiene un mensaje para sus fugitivos: Pueden correr, pero no se pueden ocultar.

A lo largo del año pasado, China ha lanzado campañas denominadas “Operación Foxhunt” y “Operación Skynet,” que tienen como objetivo regresar a sospechosos criminales desde el exterior para enfrentar juicios en casa.

Todo es parte de una campaña anticorrupción masiva, orquestada por el presidente Xi Jinping, que ha pescado a funcionarios del gobierno y a ejecutivos privados. Pero ahora, la campaña se ha extendido hasta Estados Unidos.

La cooperación en este tema muy probablemente estará en la agenda de Xi cuando se reúna con el presidente Obama en Washington esta semana, durante su primera visita oficial de Estado. Mientras que China ha sido franca en pedirle ayuda a Estados Unidos para capturar y regresar a los fugitivos, Washington ha permanecido en un prolongado silencio… aun cuando anteriormente en este año, confirmó que había recibido una lista de objetivos prioritarios desde China.

Aun así, hay evidencia de que Estados Unidos ha estado cooperando con China. El jueves, Beijing anuncio que Kuang Wanfang, una ciudadana china que ha sido condenada por fraude y lavado de dinero en Estados Unidos, había sido enviada de regreso a China.

Kuang, su esposo y otros dos ciudadanos chinos fueron sentenciados en Estados Unidos hace seis años después de intentar defraudar al Bank of China por aproximadamente 500 millones de dólares, según un comunicado de prensa publicado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La semana pasada, Estados Unidos repatrió también a Yang Jinjun, quien había aparecido en la lista de “los más buscados” publicada por Beijing en marzo. La lista incluye fotos y números de identificación de antiguos oficiales del gobierno local, oficiales de policía, contadores y más.

Según detalles publicados por las autoridades chinas, los fugitivos son acusados ​​de delitos económicos, incluyendo soborno, malversación, lavado de dinero, contrato fraudulento y emisión de recibos de impuestos falsos. Se cree que 66 de ellos se esconden en Estados Unidos y en Canadá.

La repatriación de Yang muestra que “China está obteniendo más apoyo y asistencia internacional a favor de nuestros esfuerzos para combatir la corrupción, perseguir a los fugitivos y recuperar activos ilícitos desde el extranjero… además coloca cimientos sólidos para una futura cooperación bilateral”, dijo Hong Lei, un portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores.

“Vamos a hacer que todos los corruptos se hagan responsables de sus acciones sin importar qué tan lejos estén y por cuánto tiempo huyan”, dijo.

Yang, una antiguo gerente de Minghe Group en Wenzhou, escapó a Estados Unidos en el 2001 y, según el gobierno chino, es sospechoso de corrupción y soborno.

Anteriormente en este año, Shilan Zhao, la exesposa de un antiguo funcionario chino, fue arrestada en el estado de Washington bajo cargos de fraude migratorio y lavado de dinero, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Zhao y su exesposo, Jianjun Qiao, fueron acusados de obtener visas en forma fraudulenta mediante un popular programa de inversionistas inmigrantes conocido como EB-5.

El Departamento de Justicia también afirmó que la pareja compró propiedades en Estados Unidos con dinero lavado mediante un centro de almacenamiento masivo de granos en China, donde Qiao trabajó como director durante 13 años. Está programado que Zhao comparezca en juicio en abril del 2016, mientras que Qiao sigue prófugo, y aún está siendo buscado por las autoridades estadounidenses.

Aunque Estados Unidos no tiene ningún tratado de extradición con China, el Departamento de Estado seguirá enviando a los fugitivos a China bajo determinadas circunstancias.

“Tenemos que estar seguros de que un individuo extraditado desde Estados Unidos hacia otro país recibirá un juicio justo y que no será sometido a tortura u otras formas de abuso en ese país”, dijo una portavoz del departamento en marzo.

El New York Times también ha informado que el empresario Ling Wancheng, quien se cree que está en Estados Unidos, se encuentra en la lista de objetivos. Ling es el hermano de Ling Jihua, un antiguo alto funcionario chino y uno de los individuos de más alto perfil a ser capturado hasta el momento en la ofensiva de anticorrupción de Xi.

Otros países, entre ellos Camboya y Singapur, también han cooperado con China y regresaron fugitivos. Los medios estatales chinos informaron en junio que 680 fugitivos sospechosos de delitos económicos fueron repatriados en el 2014. Más de 100 de ellos habían sido prófugos durante más de una década.

CNN Español

Comentarios