Blog Post

News from us

Deja escuchar su ‘aullido’ fronterizo a nivel nacional

Deportes, Titulares

 

Juan Miguel Alamillo Montes es el primer neolaredense en la historia en ser parte de la Selección Nacional que participará en el Tazón Azteca, un evento que se lleva cada año y que enfrenta a jugadores mexicanos con norteamericanos que son prospectos para jugar en la NFL

 

 

Por Jorge Vargas

 

NUEVO LAREDO.- Alto, de más de 1.90 metros, delgado, de sonrisa fácil. Al verlo en la calle es difícil creer que se trate de un feroz defensivo en futbol americano y que a sus 19 años ya hizo historia al ser el primer neolaredense en formar parte de la selección nacional que enfrentará a la de Estados Unidos.

Juan Miguel Alamillo Montes será parte de la Selección Nacional que participará en el Tazón Azteca, un evento que se lleva cada año y que enfrenta a jugadores mexicanos con norteamericanos que son prospectos para jugar en la NFL.

El juego se realizará el 9 de diciembre, en el Estadio Palomo Ruiz Tapia, casa de la Universidad Autónoma de Chapingo y es la edición número 44.

Juega a nivel colegial, es cornerback defensivo con Lobos de la Universidad Autónoma de Coahuila, y estudia en Saltillo el segundo semestre de ingeniería mecánica, gracias a una beca que consiguió con su talento en el futbol americano.

“El año pasado tuve la oportunidad de mostrarte con la Universidad Madero, en Puebla, donde me dejaron jugar en su equipo juvenil., Fui prospecto para jugar Liga Mayor con ellos en la CONADEIP. Quedamos campeones en la OFAMO, pero a principios de año hubo problemas administrativos en el colegio por lo cual ya no pude estar ahí”, señaló Alamillo.

El nivel mostrado en la categoría Juvenil lo ayudó a que nuevas puertas se abrieran en el norte del país, ya que el coach Francisco Cárdenas, de los Lobos de la Universidad Autónoma de Coahuila, una de las más ganadoras en la Conferencia Nacional de la ONEFA, le dio la oportunidad de mostrarse.

“Me invitó a hacer unas pruebas en Saltillo y tras ver el nivel que traía, me ayudó a conseguir una beca y desde abril pertenecer a los Lobos, mi casa”, dijo Juan Miguel.

“Me siento muy contento con lo logrado con Lobos, la oportunidad que se me dio de pertenecer a esta importante institución y poner en alto el nombre de mi familia y Nuevo Laredo”, señaló.

Su figura atlética no siempre fue así, de hecho, apenas hace unos cuatro años no practicaba ningún tipo de deporte, ni siquiera hacía ejercicio.

“Yo tenía un estilo de vida no muy sano, no me cuidaba físicamente, hasta que mi hermano me invitó a jugar futbol en la liga de Tochito, con el equipo Troyanos, dirigido por el arquitecto Gerardo Bravo. De ahí nació el amor por el futbol americano”, cuenta Juan Miguel que acudió a echar porras a los equipos que se enfrentan cada fin de semana en el parque bajo los puentes internacionales.

Ese amor por el deporte lo demuestra día a día. Entrena todos los días de tres a cuatro horas diarias, asiste a un gimnasio, come bien.

Juan Miguel no sólo juega futbol americano, sino que es un apasionado y respetuoso de las reglas.

“El fubol americano tiene muchas reglas, unas 25 defensivas y unas 35 ofensivas. No tenemos permitido burlarnos del rival”, comenta.

Tiene “la vara alta” en cuanto a sueños, pues no sólo desea terminar sus estudios y seguir con una maestría que le permitiría seguir dentro del equipo, sino quiere formar parte de la selección nacional y conseguir más campeonatos.

Pero no es sólo un deportista, sino un soñador, alguien que confía en que la gente de Nuevo Laredo puede salir adelante con sus sueños y retos.

Pidió a sus paisanos de Nuevo Laredo que le pongan ganas a su trabajo, que no dejen sus sueños en el olvido.

Juan Miguel quiere servir para que otros jóvenes neolaredenses lo superen y sepan que deseando con suficiente fuerza, algo se puede lograr.

“Es importante que se la crean, deben de tener la mentalidad fuerte y pese a que se hacen esfuerzos, muchas veces al no tener las mejores instalaciones y la proyección que se merece este deporte en Nuevo Laredo les baja el espíritu. No lo hagan, luchen por sus sueños”, pidió.

“Yo quiero ser un ejemplo de que se puede salir de Nuevo Laredo con trabajo y esfuerzo, ser observado a nivel nacional y por qué no, conseguir una beca deportiva que los ayude en su futuro. Si lo que estoy haciendo motiva a los demás qué mejor, me gustaría que lo hicieran y me superaran, de eso se trata, de ayudar y que nuestra ciudad y este deporte que amamos tenga los reflectores que se merece, así que no se rindan”, afirmó.

Comentarios