Blog Post

News from us

El problema con algoritmos como el de “House of Cards”

Tecnologia

Cuando Netflix -el servicio de televisión y películas por streaming- decidió apostar por su propio material, no se volvió hacia expertos veteranos de Hollywood, ni a críticos de cine o analistas de medios, sino a los algoritmos y datos de los usuarios.

Una red de datos sobre el contenido más visto y amado por los clientes de Neftlix revelaron tres ingredientes claves: el actor Kevin Spacey, el director David Fincher y los dramas políticos producidos por la BBC.

Así que la empresa encargó una nueva versión de la serie de la BBC de los años 90 con el mismo nombre y contrató al actor y director. ¿El resultado? Se convirtió en la primera serie web en ganar el prestigioso premio Emmy, siendo la primera serie en recibir nueve nominaciones.

Los algoritmos -programas de computadoras que resuelven problemas-, están haciendo mejor cada vez más trabajos que nosotros mismos, por decirlo sin rodeos.

Y, como demostró la experiencia de Netflix, no sólo en el sector tecnológico, donde los ordenadores se han convertido en los reyes.

En Corea del Sur, por ejemplo, hay niños aprendiendo inglés con una máquina que se llama Robosem.

Y hasta la profesión más antigua enfrenta competencia: una firma estadounidense llamada TrueCompanion dice haber desarrollado el primer robot sexual de la historia.

Comentarios