Blog Post

News from us

En el 2018 habrá un recorte más al gasto, ahora por 43,800 mdp: SHCP

Nacional

(El Economista) – Para el 2018, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) volverá a hacer un recorte al gasto público esta vez por 43,800 millones de pesos, monto que representa 0.2% del Producto Interno Bruto (PIB), con lo que el gobierno de la actual administración registrará cuatro años consecutivos de ajustes al gasto corriente y a la inversión.

En los Precriterios Generales de Política Económica del 2018, se refiere que dicho ajuste se compara favorablemente con respecto a los recortes anteriores.

En el 2017 se anunció un recorte por 175,000 millones de pesos; en el 2016 se calcularon recortes por 297,300 millones de pesos, y en los Precriterios del 2015 se anticiparon recortes por 249,400 millones de pesos.

“El ajuste estimado permitirá continuar con la trayectoria de consolidación fiscal; para el 2018 los Requerimientos Financieros del Sector Público se ubicarán en 2.5% del PIB, nivel inferior en 0.4 puntos porcentuales al previsto para el 2017 y, con ello, el saldo histórico de la deuda se ubicará en 49.2% del PIB”.

En el documento que fue entregado al Congreso de la Unión, se enfatiza que para el 2017, Hacienda prevé que la economía crezca entre 1.3 y 2.3% debido a la incertidumbre generada por los posibles cambios en las políticas del gobierno de Estados Unidos; mientras que para el 2018 avecina un panorama más favorable de 2 y 3 por ciento.

“Este va a ser el primer sexenio de los últimos cinco, en donde en ningún año se va a crecer más de 3 por ciento. Estará más alineado entre 2.3 y 2.5% que se ha visto en promedio en los últimos 30 años”, expuso José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Refirió que lo que buscará el gobierno federal es mantener la estabilidad financiera, macroeconómica y que la deuda no siga creciendo.

“El crecimiento económico no va a ser el objetivo prioritario y reducir la deuda será un proceso de mediano y largo plazos porque ya está muy cerca de los 10 billones de pesos”.

Razonables, estimaciones 
de hacienda

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), comentó que las estimaciones que plantea la Secretaría de Hacienda son razonables, en el sentido de que están tratando de poner números que sean atractivos y creíbles para los inversionistas.

“En términos generales, no son números disparatados, les terminó ayudando que la moneda se ha estado apreciando con respecto a enero y que el remanente del Banco de México (Banxico) les ayudó a mejorar sus expectativas”.

Recordó que una de las mayores presiones que seguirá enfrentando el gobierno en este año y el próximo año es el crecimiento del gasto no programable que está integrado por las participaciones a estados y municipios, el costo financiero de la deuda y el pago de pensiones.

“Al tener un aumento del gasto no programable, no te ayuda a seguir reduciendo el déficit, no te va a quedar de otra más que reducir el gasto, pero ¿de dónde?, salvo que se convenza a los organismos autónomos de reducir sus gastos porque en los ramos administrativos ya se ve muy difícil que lo sigan haciendo”, expresó.

Preocupa el gasto en inversión

Para ambos expertos, una de las batallas que deberá enfrentar el gobierno es la reducción y los pocos recursos que se están destinando a la inversión, pues al no tenerla como prioridad será más complicado que el gobierno pueda cumplir sus metas de déficit y de crecimiento económico.

“Para disminuir los déficits, la mejor manera es través de la inversión, entonces el hecho de que se esté sacrificando tanto la inversión es un error porque en los últimos años nos ha costado crecimientos bajos”, expuso De la Cruz.

El director del CIEP comentó que los famosos proyectos de alto impacto social que se plantean en los Precriterios no son claros, pues realmente no se especifica qué son y qué tipo de inversiones se realizarán.

“No están claramente delimitados, en el momento que dicen que invierten, pero que no pueden trazar estas inversiones en anexos, para nosotros se trata de gastos de operación disfrazados (…) si quitas estos proyectos de alto impacto y las inversiones que sean hecho en Pemex y CFE, realmente el nivel de inversión real en infraestructura del sector público es pequeñísimo y eso nos va a cobrar la factura en el mediano y largo plazo con menor crecimiento”, explicó.

Comentó que uno de los grandes problemas del 2018 es que, si bien se han registrado dos años consecutivos con remanentes del Banxico, es poco probable que el siguiente año se vuelvan a tener.

“Ahí sí es donde podrían verse afectadas las estimaciones de Hacienda respecto del 2018 (…) No nos gusta que Hacienda maneje rangos, porque es confuso; creo que hay que profundizar qué son las inversiones de alto impacto y considerar que no habrá remanente en el 2018”, concluyó.

Comentarios