Blog Post

News from us

Estados Unidos, congelado

mundo, Titulares

 

 

BOSTON.- Temperaturas de 40 grados centígrados bajo cero, 46 centímetros de nieve e inundaciones por el aumento en el nivel de los mares, causó el “ciclón” invernal que afecta a la costa este de Estados Unidos.

Lo peor no ha pasado. El NWS (Servicio Meteorológico de Estados Unidos, por sus siglas en inglés) considera que aún se esperan temperaturas gélidas y vientos muy poderosos, de más de 100 kilómetros por hora.

Este viernes, los servicios municipales y estatales desde el Atlántico medio hasta Nueva Inglaterra, luchaban por limpiar las calles de toneladas de nieve.

“Es extremamente gélido”, dijo Brian Hurley, del centro de pronósticos en el Servicio Nacional de Meteorología en College Park, Maryland.

Desde Baltimore a Caribou, Maine, se desplegaban cuadrillas en los caminos para remover el hielo después de que las temperaturas descendieron incluso hasta los 40 grados centígrados bajo cero en algunas partes tras la caída del sol.

Las compañías de servicios públicos en todo el este del país trabajaban para reponer líneas de energía caídas y restablecer el suministro eléctrico a unos 21 mil clientes afectados, aunque la cifra era menor que los casi 80 mil del día previo.

La corriente ártica pudiera hacer que las temperaturas se sientan en hasta 40 centígrados bajo cero desde Filadelfia hasta Boston.

La tormenta comenzó hace unos días en el Golfo de México y azotó inicialmente el Florida Panhandle.

Para el jueves, estaba causando caos y ventiscas y estados de emergencia a lo largo de la costa este. Las ráfagas de viento alcanzaron 113 kilómetros por hora en algunas partes y acumulaciones de hasta 46 centímetros de nieve.

La tormenta obligó a cerrar escuelas y negocios, cancelar o reducir servicios de aviones y trenes y numerosos apagones.

Algunos servicios de ferry fueron cerrados en la costa canadiense.

En el sur estadunidense, el frío obligó a colocar retretes portátiles en las afueras del Capitolio de Mississippi luego que se quebrasen tuberías, y en Florida iguanas se volvieron rígidas y se cayeron de los árboles.

En Nueva Inglaterra, poderosos vientos causaron inundaciones costeras que llegaron a niveles históricos en algunas comunidades, donde el agua helada cubrió muelles, calles e inundó restaurantes, además de obligar a rescatar a personas varadas.

Sólo este viernes, al menos siete personas murieron en accidentes relacionados con las condiciones del clima.

Cuatro personas murieron en Carolina del Norte y Carolina del Sur luego que sus vehículos se salieron de carreteras nevadas, dijeron las autoridades.

Otra muerte fue reportada cerca de Filadelfia, luego que un auto no pudo frenar al final de una calle empinada y helada y chocó con un tren. Un pasajero en el vehículo murió.

En Virginia, una niña fue atropellada por una camioneta cuando iba en su trineo y un hombre de 75 años fue atropellado por una limpiadora de nieve. Ambos murieron a causa de sus heridas.

En el norte de Nueva Inglaterra se pronostican temperaturas bajo cero para el fin de semana, menores en áreas de Vermont.

Comentarios