Blog Post

News from us

Inspiración: Niña termina carrera pese a llevar una enorme prótesis

EE.UU., mundo, Titulares

MIAMI.- Poco hay más inspirador que una niña de 7 años termine una competencia, pero va más allá si se trata de Aynslie, que camina gracias a un fijador de metal externo en una de sus piernas debido a una afección congénita diagnosticada antes de nacer.

Aynslie se ha convertido en fuente inspiración para muchos por lograr terminar una carrera de 5 kilómetros por sus propios medios.

Aynslie nació con una afección congénita llamada hemimelia peroneal, una deformación en una de sus piernas que le impide caminar sin la ayuda de una prótesis.

La niña sufre de la falta completa del hueso del peroné en su pierna derecha, que es más corta que la izquierda debido a que el hueso de la tibia no crece al mismo ritmo que su otra pierna.

Su madre, Heathyr, publico recientemente las imágenes en las que Aynslie llegaba a meta en una carrera de 5 km celebrada en West Palm Beach, Florida, con el fijador externo que tiene en su pierna derecha y que pesa cerca de 3 kilos.

En una entrevista con Unilad, Heathyr contó que descubrió la afección de su hija cuando cumplió as 23 semanas de embarazo. En el hospital Boston Children’s, donde Aynslie nació, le ofrecieron varias opciones, en las que se consideraba la idea de amputar la pierna afectada y llevar una prótesis en el futuro.

Su madre no quería amputar la pierna de Aynslie así que investigo otras opciones que la llevaron a buscar un cirujano ortopédico en Florida que trabajase para la reconstrucción de extremidades.

La primera cirugía de la pequeña fue en enero del año 2013, cuando tan solo tenía 18 meses, y consistió en alargar el hueso de la tibia para estabilizar su tobillo. La segunda, fue en octubre de 2017, donde se repitió el proceso de romper el hueso de la tibia, unir el fijador externo con el objetivo de dar longitud al hueso.

A lo largo de estos 7 años, Aynslie no permite que su discapacidad le impida participar en todos los deportes y actividades que le gustan. Además de completar carreras de 5 km, juega al béisbol, practica natación y disfruta de los deportes de invierno. Sin olvidar, claro, que es cinturón amarillo de taekwondo.

Su paciencia durante todo el proceso lleno de altibajos emocionales hacen de la pequeña de 7 años una fuente de inspiración, no solo para su madre, también para las decenas de personas que aclamaron y aplaudieron su llegada a meta.

Comentarios