Blog Post

News from us

La migración pone a prueba a Estados Unidos y a Europa

EE.UU., Titulares

En lo que respecta a democracia y derechos humanos, Estados Unidos y la Unión Europea se proyectan como modelos universales, pero por otra parte, el tema de la migración los divide profundamente y les pone a prueba, pues deben resolver el asunto de tal manera que puedan mantener la solidaridad en medio de un fuerte debate sobre controles fronterizos, deportaciones y valores nacionales.

En la Unión Europea, algunos países han buscado bloquear el flujo sin precedente de migrantes que huyen de la pobreza en el Oriente Medio y África, mientras Alemania se apresta a procesar a 800 mil migrantes este año y desea que otros países también participen.

En Estados Unidos, el influjo de inmigrantes que entra ilegalmente ha aflojado en los últimos días, pero la retórica sigue encendida.

La cuestión suscita tantas pasiones que el presidente Barack Obama ha provocado críticas en contra de precandidatos tanto de izquierda como de derecha por su manejo político del tema.

Los antiinmigrantes se indignaron por los esfuerzos de Obama por hacer menos estricta la deportación de inmigrantes no autorizados. Encabezados por Texas, 26 estados han demandado para bloquear ese cambio en la política de deportación.

Por contraste, grupos por los derechos de los inmigrantes notan que durante el Gobierno de Obama se ha practicado un número récord de deportaciones y se ha permitido la detención de muchas de las madres centroamericanas que han cruzado la frontera con sus hijos.

Por su parte, en Europa empieza a cuestionarse el futuro de las fronteras internas sin pasaporte, y una cifra creciente de muertes profundiza el sentido de urgencia. Más de dos mil 800 migrantes han muerto este año tratando de llegar a Europa, en su mayoría por mar, según la Organización Internacional para las Migraciones. El 27 de agosto se hallaron los cadáveres en descomposición de 71 migrantes en un camión abandonado cerca de Viena, al parecer después de morir sofocados.

En la frontera húngara con Serbia, unos 300 extremistas marcharon hace unos pocos días con banderas hasta un cruce fronterizo y gritaron a los migrantes diciéndoles que se fueran por donde habían llegado.

Expresan su apoyo

Más de 10 mil personas se manifestaron en París y otras ciudades francesas el pasado sábado en solidaridad con los inmigrantes.

El ministro húngaro de Relaciones Exteriores, a cuyo país llegaron más de 50 mil migrantes en agosto, se defendió de las críticas.

“Lo que ha sucedido en Hungría desde la noche pasada es para empezar la consecuencia del fracaso de la política migratoria de la Unión Europea”, dijo Peter Szijjarto.

Según él, la culpa es también de “las declaraciones irresponsables” de Alemania, que anunció que ya no expulsará a los refugiados sirios al país por el que entraron en la UE.

El ex presidente francés Nicolas Sarkozy se pronunció a favor de la creación de “centros de retención” en el Norte de África, Serbia o Bulgaria, donde se otorgaría el estatuto de refugiado político a los migrantes antes de entrar en el espacio Schengen (de libre circulación, si se dispone de un permiso).

El líder del partido español de izquierda Podemos y eurodiputado Pablo Iglesias abogó en París por que los refugiados puedan pedir asilo en sus países de origen.

“DESORDEN” EN EL VIEJO CONTINENTE

Cientos de inmigrantes continúan llegando a las islas griegas del Egeo oriental desde las costas de Turquía, según el ministerio de la Marina.
En la isla de Lesbos, que recibe la mitad de ese flujo, ha habido breves incidentes entre la Policía y refugiados, que protestaban ante su centro por la lentitud de su inscripción, previa a su partida hacia Atenas.

En el terreno diplomático, el ministro austriaco de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, pidió a la Unión Europea (UE) que “abra los ojos” ante la crisis migratoria, que ha creado un gran “desorden” en el continente.

Los países de la UE están bajo presión para dar muestras de solidaridad después de que más de 366 mil personas cruzaran el Mediterráneo en lo que va de año, y que más de dos mil 800 murieran en el intento, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, instó en días pasados al reparto de al menos 200 mil solicitantes de asilo en la Unión Europea. Antes, la Comisión Europea había propuesto el reparto de 120 mil.

El Informador

Comentarios