Blog Post

News from us

México, segundo lugar en AL al leerse 5.3 libros al año.

Actualidad, Titulares

eleconomista.com.mx.- La Encuesta Nacional de Lectura y Escritura 2015, realizada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, reveló que los mexicanos leen en promedio 5.3 libros al año, de los cuales 3.5 son leídos por gusto y 1.8 por necesidad, colocando a México en el segundo país lector de América Latina, tan sólo por debajo de Chile, que registra 5.4 libros anuales.

Para la encuesta se realizaron 5,845 cuestionarios aplicados en toda la República, dividida en seis regiones y tres zonas metropolitanas a personas a partir de los 12 años de zonas urbanas y rurales.

Un dato importante arrojado en la muestra realizada refleja que aún los mexicanos siguen teniendo una gran preferencia por el libro impreso, obteniendo 86.8%, mientras que los que prefieren leer en formato digital son sólo 3.3%, dejando 10.1% a los que gustan de ambos formatos.

Poco más de una de cada 10 personas descarga libros digitales, principalmente libros de política, novelas, idiomas, cine, arte y ciencias. Los usuarios principales son los jóvenes de entre 18 y 30 años, y en particular, los ciudadanos de los grandes centros urbanos.

De los encuestados, 96% lee periódicos y revistas impresos, 36% prefiere leer sitios web y blogs a diario; las redes sociales registran 54% de preferencia, mientras que las historietas y comics digitales tan sólo 15 por ciento.

¿Cómo consiguen los libros?

Uno de cada cuatro de los encuestados afirmó tener más de 25 libros en casa, observando que la biblioteca hogareña ha sido uno de los recursos más importantes para el hábito de la lectura.

De las personas, 59.1% dijo que prefiere adquirir los libros de la manera tradicional, que es comprándolos; 46.2% obtiene sus libros por regalo, 40.6% prestados, 15.9% aún es seguidor de las bibliotecas y las salas de lectura, mientras que 11.6% sumergido en la modernidad de nuestros tiempos prefiere obtenerlos de manera digital en descargas gratuitas.

Tomando en cuenta que la mayoría de las personas prefiere comprar sus títulos, tenemos que 69.8% lo hace en las librerías, 18.6% los obtiene en las ferias del libro, (como la FILIJ que se está llevando a cabo en los amplios jardines del Centro Nacional de las Artes hasta el 16 de noviembre), 17% prefiere obtenerlos en tiendas departamentales, 16.9% en puestos ambulantes y 9.8% en mercados y tianguis.

La lectura, de la mano 
de la escritura

La Encuesta Nacional de Lectura y Escritura fue diseñada entendiendo el acto de leer como un fenómeno complejo que no puede separarse de la escritura, pero reconociendo la diversidad de escenarios de accesos a la lectura que trajo el desarrollo digital y con ello los cambios en los procesos lectores.

En los resultados de las encuestas se reflejó que existe una relación entre el gusto por la lectura y el gusto por la escritura, pues 34%de quienes afirman que gustan de leer también muestran una gran empatía por la escritura.

De los encuestados, 76% dijo que escribe para comunicarse, 31.1% lo hace para expresar emociones y pensamientos; aunque la mayoría expresa su estados en redes sociales, 25.5% lo hace por trabajo escolar y 23.7% para el trabajo.

Entre los datos relevantes destaca que hay una tendencia generacional que muestra que los padres y maestros estimulan cada vez más el gusto y habito por la lectura, mostrando que 60.5% lee por recomendación de profesores y 43.8% por acercamiento de los padres.

¿Por qué leen?

“La lectura ya se ha concientizado como un factor importante en la familia y dentro de la escuela, esto hace que cada vez crezca más el hábito de leer”, mencionó Angélica Vázquez del Mercado, directora adjunta de Fomento a la Lectura y el Libro.

De los encuestados, 44.3% lee por gusto, 30.5% lo hace por estudios, 11.5 para informarse, 11.2% lo hace por su trabajo y un rubro nuevo y sorpresivo es que 10.9% por leerles a sus hijos.

Cuatro de cada 10 personas que se autoperciben como lectoras dicen leer al menos una hora al día, y siete de cada 10, de entre los que “no leen”, afirman que no lo hacen por falta de tiempo, una causa mencionada tres veces más que la apatía o el aburrimiento.

Entre las limitantes específicas para no leer más están casi en el mismo rango la falta de tiempo y la ausencia de una biblioteca cercana.

La encuesta comenzó a gestarse en el 2014, en ella colaboraron el Centro de Investigaciones Académicas y Sociales del IPN, el Instituto Nacional de Estadísticas Geográficas y Funlectura, entre otros.

Con esta encuesta se pretende apoyar a la formulación de programas públicos y privados de fomento a la lectura, evaluar los ya existentes e incidir en la reflexión en torno a sus resultados.

Comentarios