Blog Post

News from us

Obama y Putin exhiben sus diferencias por Siria ante la ONU

Internacional

El presidente de EU, Barack Obama, y el presidente ruso, Vladimir Putin, expusieron sus marcadas y competidas visiones sobre cómo hacerle frente a los conflictos en Siria y en otros lugares de Medio Oriente, cada uno culpando al otro por la agitación de la región ,pero señalaron la voluntad de abordarlos juntos.

Durante sus discursos ante la Asamblea General de la ONU, cada líder dijo abrazar un enfoque de política exterior que respeta las normas internacionales que son esenciales para la estabilidad mundial. Horas más tarde los dos líderes se reunieron en privado para discutir a fondo sus diferencias y para ver si había un espacio para la cooperación. La sesión a puerta cerrada duró más de una hora y media, terminando justo antes de que Obama ofreciera una recepción para los delegados.

Después de la reunión, Putin viajó a Moscú. En breves declaraciones a los periodistas rusos, dijo que las relaciones entre los dos países se encuentran “lamentablemente en un nivel muy bajo” debido a la resistencia de EU, pero dijo: “Ahora comprendemos que necesita de nuestro trabajo para fortalecerse, al menos en el plano bilateral. Ahora juntos estamos pensando en la creación de mecanismos apropiados”.

Un funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo la condición del anonimato, dijo que si bien dio a Obama “claridad en sus objetivos”, las dos partes siguen en desacuerdo sobre el presidente sirio Bashar al-Asad.

Durante su discurso en la Asamblea General de la ONU, Obama apuntó directamente a la acumulación militar de Rusia en Siria y su apoyo a los separatistas ucranianos, afirmando: “Se nos dice que se requiere tal reducción de personal para hacer retroceder el desorden, que es la única manera de acabar con el terrorismo, o prevenir intromisión extranjera. Pero estoy ante ustedes y creo en mi interior que nosotros, las naciones del mundo, no podemos volver a las viejas formas de conflicto y la coerción. No podemos mirar hacia atrás (…) Y si no podemos trabajar juntos de manera más eficaz, todos vamos a sufrir las consecuencias”.

Putin, por su parte, denunció que los intentos de los países occidentales de imponer la democracia —incluso en Irak y Libia— eran responsables de la agitación en el Medio Oriente y África del Norte. Mientras que la gente en esas regiones claramente querían y merecían cambio, “la exportación de revoluciones, esta vez llamada los democráticos”, dijo, ha dado lugar a “la violencia y el desastre social” en lugar de un “triunfo para la democracia”.

Luego Putin tenía una pregunta. “No puedo dejar de preguntar a los que han obligado a esta situación: ¿se dan cuenta ahora de lo que han hecho?”. Dijo en declaraciones en donde nunca se menciona, pero estaban claramente dirigidas a EU: “Nunca han abandonado las políticas basadas en la arrogancia y la creencia de la excepcionalidad y la impunidad.”

Más allá de las declaraciones, los dos se plantearon la posibilidad de cooperar más estrechamente en la lucha contra los terroristas islamistas y la intermediación de una solución política en Siria, donde la guerra se ha prolongado durante más de cuatro años. Obama y Putin —que se presentaron por primera vez en dos años con un apretón de manos rígido ante las cámaras— siguen divididos sobre Assad, a quien Obama quiere derrocar y Putin continúa apoyando.

“EU está preparado para trabajar con cualquier nación, incluyendo a Rusia e Irán, para resolver el conflicto”, dijo Obama en su discurso de 42 minutos. “Pero hay que reconocer que no puede haber, después de tanto derramamiento de sangre, tanta carnicería, un retorno al statu quo anterior a la guerra (…) Y así Assad y sus aliados no pueden simplemente tranquilizar a la amplia mayoría de la población que ha sido brutalmente atacada por las armas químicas y bombardeos indiscriminados”.

Putin, por el contrario, insistió en que “Assad, las fuerzas y milicias están realmente luchando contra el Estado Islámico”. Putin dijo que sería un “enorme error el negarse a cooperar con el gobierno sirio y sus fuerzas armadas”.

Rusia ha desafiado directamente la campaña aérea de la coalición liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico en Irak y Siria con el despliegue de fuerzas militares, dominado diplomáticamente en la región. Durante el mes pasado, Putin ha ampliado el suministro de armas para Assad con el despliegue de tanques y aviones. La semana pasada, Rusia e Irak anunciaron que establecerían una coalición de militantes en Bagdad que incluiría a Irán y Siria.

En su discurso ante los delegados de la ONU, el presidente iraní, Hassan Rouhani, hizo eco de los comentarios de Putin, diciendo que mientras que EU era responsable del tumulto actual en el Medio Oriente su gobierno estaba dispuesto a ayudar a llevar la “democracia” a Siria.

Rusia sostiene que la intervención occidental en Siria es una violación del derecho internacional.

Rusia, que es actual presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, ha llamado a una reunión el próximo mes para discutir cómo combatir mejor el extremismo. Moscú también ha propuesto una reunión entre Estados Unidos y los gobiernos de Irán, Siria, Arabia Saudita, Turquía y Egipto en materia de coordinación en Siria.

El Economista

Comentarios