Blog Post

News from us

Precisiones sobre el Nobel de Literatura

Espectaculos

(El Economista) – No tardó la academia sueca en anunciar que el ganador del Nobel de este año era Bob Dylan cuando ya había hecho su aparición una suerte de burlona polémica. Redes sociales, algunos medios y cierta parte de la clase intelectual no encajó bien la noticia. No todos tuvieron la gracia de Salman Rushdie: “Desde Orfeo hasta Faiz, la canción y la poesía han estado ligadas. Dylan es el heredero de la tradición de los bardos”. Jonathan Franzen, irónico, dijo estar sorprendido “…de que no ganara Morrisey”. El truculento Irvine Welsh: “Soy fan de Dylan, pero este es un premio nostálgico extraído de las próstatas rancias de hippies seniles”.

Unos decían que Philip Roth y Haruki Murakami se tendrían que comprar una guitarra, otros apuraban chistes sangrones como “Juanga y Arjona todavía tienen esperanza” o “Juan Luis Guerra ganará el Nobel de química”; o que fueron a librerías a preguntar por el Nobel y los mandaron a Mixup.

Flamantes expertos aseguraron que era un desperdicio, que Dylan ya había ganado demasiados premios, que hay autores mejores (o cantantes mejores). Que otros necesitan más la exposición del Nobel. Que la promoción de la lectura necesita autores de libros y no de discos. Para todos, algunas precisiones.

  1. El Nobel de Literatura se ha entregado 109 veces a 113 personas (cuatro veces fue compartido). 14 mujeres y 99 hombres. La edad promedio es 65 años. El más joven en recibirlo fue Rudyard Kipling que tenía 41 en 1907. La mayor fue Doris Lessing con 88 en 2007. 76 han ido a autores de prosa y 37 a poesía.
  2. Contrario a lo que muchos creen, no se entrega por un libro. Se entrega por el conjunto de la obra. Por eso nadie ha repetido.
  3. Dos autores declinaron el premio: Pasternak y Sartre. El declinarlo no los volvió más “auténticos”.
  4. Desde 1974 está estipulado que no se puede entregar en forma póstuma a menos que el autor muera entre el anuncio y la ceremonia.
  5. El premio Nobel no se entrega al mejor autor del año. Ni siquiera al mejor autor de los que quedan vivos. Se entrega a alguien entre quienes tienen una obra literaria sobresaliente y meritoria. Textualmente “a la persona que ha producido en el campo de la literatura el trabajo más sobresaliente en el sentido del idealismo”.
  6. Lo que podría estar a discusión es lo que la Academia Sueca considera “literatura”, por lo visto más de lo que algunos snobs aceptan, y su definición de “idealismo”.
  7. “La música popular es capaz de producir letras y argumentos de alto contenido y nivel literario.” (Ruben Blades, citando a García Márquez)
  8. El centro de la polémica real es que la academia no suele repetir países, y al elegir a Dylan, probablemente eliminó las posibilidades de candidatos estadounidenses como Roth, Carol Oates, McCarthy, DeLillo y otros con obras meritorias.
  9. Por más que se amen las teorías conspiratorias y se busque leer una intención política (en este caso una especie de trompetilla a Trump). La política es la excusa favorita para explicar decisiones que no nos gustan o no entendemos. El Nobel no es miss Universo ni el Oscar.
  10. Las casas de apuestas no tienen idea. Todas esas notas con listas de favoritos son especulación mediática. Las verdaderas nominaciones se mantienen en secreto por 50 años.
  11. Diversas personas y organizaciones (entre ellas ganadores anteriores) proponen candidatos al comité Nobel. Las propuestas se evalúan y decantan entre enero y mayo de cada año hasta dejar 5 candidatos para que la Academia, durante el verano, lea, estudie y decida quién es el ganador.
  12. El Nobel no está “de capa caída” por incluir periodistas o cantantes. Svetlana Alexievich es una autora brillante con prosa tan impecable como necesaria. Quien hace ese tipo de comentarios no ha leído Voces de Chernóbil.
  13. Dylan no recibió el premio por ser cantante, ni por tocar la guitarra, ni por su música, ni por ser famoso. Lo recibió por las letras de sus canciones. Poesía brillante aún sin música de por medio.
  14. Dylan tiene varios libros publicados. Entre ellos, recopilaciones de canciones. La última edición en español de ellas fue de Alfaguara: Letras 1962-2001 (la versión en inglés ya incluye hasta 2012). Tiene una novela que se llama Tarántula (en español fue publicada por Océano) y el primer tomo de sus memorias, que se llama Chronicles. También hay versiones infantiles de algunas de sus letras.
  15. Dylan se llama en realidad Robert Allen Zimmerman. No es el primer seudónimo en ganar un Nobel. Hay otros once (incluyendo a Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Giorgos Seferis y Pearl S. Buck).
  16. No todo usuario de redes sociales anda extraviado. Como argumentó Alex Flores en una discusión de Facebook: “La genealogía de Dylan es el Talmud, el blues más negro del delta del sur esclavista de Estados Unidos. En él se unen tradiciones místicas del canto del oprimido, tanto como judías, negras y cristianas. La genealogía de Dylan es Rimbaud, Baudelaire, Verlaine, Eliot y trayéndolo a nuestro México, Dylan está cerca en algunos momentos de Villaurrutia y Gorostiza.”
  17. Debe haber una manera de salir de aquí, dijo el bufón al ladrón / Hay mucha confusión, no consigo alivio / Los comerciantes beben mi vino, los arrieros surcan mi tierra / Ninguno de la fila conoce nada de lo que vale / No tiene caso alterarse, habló amable el ladrón / Hay muchos entre nosotros que sentimos que la vida es una broma / Pero tú y yo ya pasamos por eso, y no es nuestro destino / Así que no hablemos en falso, se está haciendo tarde. (All along the Watchtower de Dylan, cualquier defecto es de mi traducción).

Comentarios