Blog Post

News from us

Triunfan independentistas en histórica elección en Cataluña

Internacional

La coalición Junts pel Sí (JxSí) ganó las elecciones del 27 de septiembre en Cataluña con 98.04% de los votos escrutados, con 62 diputados que sumados a los 10 de la CUP, formarían un gobierno de mayoría absoluta. Las fuerzas soberanistas no lograron llegar al 50% de votos. C’s subió espectacularmente hasta los 25 escaños.

“Hemos ganado”, lanzó el presidente regional saliente, el independentista Artur Mas.

Con casi 98% de votos escrutados, su coalición Junts pel Sí, obtuvo 62 escaños. Sumados al partido independentista de izquierda radical CUP, que obtuvo 10 escaños, alcanzarían 72 de los 135 diputados de la cámara regional.

La participación en estas elecciones aumentó 9% respecto a los comicios del 2013 con una participación de 77.5% y batió el récord histórico de unas autonómicas.

Sólo han sido superadas en porcentaje de votantes por las elecciones generales de 1982, con 80.63%, y las del 2004 (80.3%) y similar a las de 1977 (77.54 por ciento).

Ciudadanos (C’s), liderado por Inés Arrimadas, fue la segunda fuerza más votada en Cataluña con 17.90% de votos y triplicó escaños hasta 25 , con lo que que subió espectacularmente respecto a las elecciones celebradas en el 2012, cuando se quedó en los 9 diputados.

Arrimadas, al igual que el vicesecretario y director de la campaña de C’s, José Manuel Villegas, celebró estos resultados “históricos”, e insistió en que no renuncian a formar un gobierno alternativo y que hablarán “con todos”.

“Se ha demostrado que la mayoría de los catalanes le hemos dado la espalda”, dijo.

“Hemos optado por regenerar la política, la convivencia y la unión”. Lo que tiene que hacer Artur Mas, aseguró, es “dimitir”.

El PSC le siguió, tras perder cuatro diputados, se quedaron con 16 diputados (12.70 por ciento).

A continuación se situó el Partido Popular, que perdió en los comicios ocho escaños hasta los 11 diputados. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, al igual que el Gobierno, subrayó después de conocer estos datos que Mas no ha ganado “desde el punto de vista plebiscitario” e insistió en que el Gobierno “no va a consentir” el proceso hacia la independencia. “Mañana sigue todo igual”, ha señalado.

CatsiqueesPot, apoyada por Podemos, consiguió, igual que el PP, 11 diputados (8.89% de votos), y aunque consiguió más votos que el PP (8.48%), fue uno de sus peores resultados para la formación morada liderada por Pablo Iglesias.

Pese a que se quedó muy lejos de sus expectativas en Cataluña, Iglesias sigue mirando a las generales de diciembre. “España no necesita un presidente del Gobierno que amenace con mandar el ejército a Cataluña. España necesita un presidente del Gobierno que escuche a Cataluña y yo quiero ser ese presidente”, dijo.

Unió, tal como se preveía, se quedó fuera del Parlamento, con apenas 2.51% de ciudadanos catalanes apoyando sus propuestas. Su candidato, Ramon Espadaler, admitió su “derrota”, pero aseguró que la formación “volverá con fuerza” en las elecciones generales. Lamentó que “el matiz ha sido la gran víctima en estas elecciones”, pero “la política del diálogo volverá” y seguirá como opción.

Pese a que las fuerzas independentistas lograrían controlar el Parlamento, no sumarían 50% de los votos: en concreto, Junts pel Sí y la CUP concentran 48.07% de los apoyos, según los datos difundidos por el sitio web oficial de la Generalitat de Catalunya.

La hoja de ruta ideada por la coalición Junts pel Sí prevé empezar su andadura hacia la independencia con una declaración de inicio del proceso independentista una vez constituido el parlamento. Su intención es abrir entonces negociaciones con Madrid y Bruselas para buscar una salida a la secesión.

Está en juego la región más rica de la cuarta economía de la Eurozona justo cuando ésta deja atrás la crisis y crece a velocidad de crucero. Sin Cataluña, España perdería 25% de sus exportaciones, 19% de su PIB, 16% de su población, su principal puerta a Europa y su principal destino turístico.

Rajoy y su gobierno repitieron sin cesar que no aceptarán ningún tipo de negociación para dividir el país, que en diciembre celebrará unas elecciones legislativas que podrían alterar notablemente el mapa político.

Incluso, están a punto de aprobar una propuesta de reforma urgente del Tribunal Constitucional que permitiría inhabilitar a Mas por cualquier acto ilegal.

La respuesta de los independentistas, sería declarar la independencia unilateral. Y Mas advirtió recientemente que Cataluña podría dejar de pagar su parte de la deuda española, que asciende a casi 100% de su PIB.

El Economista

 

Comentarios