Blog Post

News from us

Trump advierte al ex jefe del FBI que no filtre conversaciones a la prensa

Internacional

(El Economista) – El presidente estadounidense Donald Trump advirtió el viernes al exdirector del FBI James Comey, a quien destituyó sorpresivamente el martes, que no debe hacer revelaciones a la prensa.

“¡James Comey mejor espera que no haya ‘cintas’ de nuestras conversaciones antes de que él comience a (hacer) filtraciones a la prensa!”, escribió Trump en una serie de ‘tuits’ matutinos en los que fustigó a sus críticos y a la prensa por sus reacciones al despido de Comey.

El presidente había indicado el jueves en una entrevista con la cadena NBC que había tenido dos conversaciones telefónicas y otra en una cena con Comey, durante las cuales le había preguntado si había una investigación contra él por una supuesta colusión con Rusia, lo que puede alimentar sospechas de injerencia o intimidación.

“Se lo pregunté” dijo Trump en entrevista con la NBC, en la que alude a dos conversaciones telefónicas.

“Le pregunté: +Si es posible ¿puede decirme si hay una investigación sobre mí?+ Respondió que no había investigación sobre mí” explicó el presidente, aludiendo a las investigaciones en curso sobre vínculos entre allegados de Trump y Rusia durante la campaña electoral de 2016.

El FBI investiga desde el verano boreal pasado las injerencias rusas en la campaña presidencial de Estados Unidos de 2016, y sobre una eventual coordinación entre miembros del equipo de campaña de Trump y Rusia.

Trump provocó el martes un verdadero terremoto político al despedir a Comey alegando insatisfacción por la forma en que condujo una investigación sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado.

Comey era también responsable de una de las varias investigaciones abiertas sobre las alegadas tentativas de Rusia de influenciar en las elecciones.

Trump amenaza con suspender ruedas de prensa en la Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó que podría ordenar la suspensión de las ruedas de prensa diarias del vocero presidencial, molesto por la cobertura sobre el despido del director de la Oficina Federal de Investigaciones James Comey.

En un mensaje esta mañana en su cuenta de la red Twitter, el mandatario defendió la manera como la secretaria de prensa adjunta Sarah Sanders comunicó a la prensa las razones del mandatario para el despido, que él mismo contradijo un día después.

“Como un presidente bastante activo con muchas cosas pasando, no es posible para mi subalternos aparecer en el podio (de la sala de prensa) con perfecta precisión”, dijo Trump en el primero de sus mensajes en clara alusión a Sanders.

Tanto el vicepresidente Mike Pence como Sanders dijeron por separado el miércoles que el despido fue motivado por la recomendación escrita presentada a Trump por el Procurador General Adjunto, Rod Rosenstein, la cual fue dada a conocer el martes junto con la carta de cese.

Sin embargo, en una entrevista con la televisora NBC difundida el jueves, Trump aseguró que el despido de Comey era inevitable y que este no fue resultado de las recomendaciones Rosenstein, como el mismo procurador general Jeff Sessions.

El jueves Sanders defendió su declaración inicial y la nueva narrativa, indicando que cuando apareció en la sala de prensa de la Casa Blanca el miércoles no tenía consigo toda la información pertinente sobre el despido.

“Las recomendaciones solidificaron más su decisión. Nuestra historia es consistente”, dijo a manera de justificación.

Las críticas generadas por la inconsistencia de la narrativa parecieron molestar al mandatario, quien no ha ocultado su malestar y desdén por la cobertura que la prensa ha hecho, tanto de su campaña como de su presidencia.

“Quizá la mejor cosa que podríamos hacer es cancelar todas las futuras `conferencias de prensa´ y entregar declaraciones escritas con nuestras respuesta en defensa de alguna precisión?”, cuestionó.

Trump lanzó igualmente un salvo de advertencia contra Comey, a quien criticó duramente en la entrevista con NBC, acusándolo de ser egocéntrico que sumió el FBI en el caos, dejando atrás los halagos que tuvo hacia el ex jefe policiaco durante la campaña presidencial.

“James Comey espero que no haya `grabaciones´de nuestras conversaciones antes de que él las empiece a filtrar a la prensa”, dijo, insistiendo que no existe colusión entre su campaña y Rusia, una sospecha que se ha convertido en una sombra constante a lo largo de su joven presidencia.

Comentarios